Tan sólo una ilusión.: Capitulo 16: ¡Que sueñes con los angelitos!

Páginas

lunes, 23 de julio de 2012

Capitulo 16: ¡Que sueñes con los angelitos!

Al parecer ya era tarde y casi no había gente, solo quedaban un par de empresarios que estaban tomando la ultima copa, un grupo de mujeres, de entre treinta y cuarenta años, y nosotros, Niall y yo. Aún se me hacia raro, estar allí cenando y hablando con uno de mis ídolos. Y encima era Niall Horan, mi mayor debilidad. Pidió la cuenta y de inmediato se la trajeron. Intente cogerla para ver que había costado todo y pagar la mitad, porque era un restaurante bastante lujoso y tendría que costar un huevo, nada más había que ver los precios en la carta, pero fue imposible, no me dejo ni siquiera verla. Le hizo una señal al camarero para que fuera a recoger el dinero, y éste así hizo, se acerco lo cogió y a los poco minutos regresó con la vuelta. Bajamos por el ascensor y salimos a la calle.
-Niall: ¿Te apetece dar un paseo?
-Viveka: ¡Vale!-sonreí y comenzamos a andar-.
-Niall: ¿Te acuerdas del día en que diste con nosotros?
-Viveka: Claro que si, os escuche por primera vez el día diez de agosto de dos mil diez.
Volví a sonreír, aunque en verdad no había dejado de hacerlo en toda la noche. Mientras caminábamos en dirección al London Eye seguimos hablando. En la cena más bien fui yo quien le estuvo preguntado cosas sobre él, que no tenían nada que ver con el grupo, pero ahora era al revés, era él quien me preguntaba cosas sobre mi y de vez en cuando hacia alguna que otra broma. Lo adoraba. Por suerte era tarde y la gente que pasaba a nuestro lado eran personas mayores, así que no lo reconocían y podíamos pasear tranquilos. Esa noche Niall era solo para mi, y en esos momentos me sentía la niña más feliz y afortunada del mundo. Llegamos a nuestro destino y nos sentamos en un banco.
-Niall: Ah, se me olvidaba -metiendo la mano en el bolsillo- toma, esto te pertenece.
-Viveka: ¡Mi bb! -cogiéndola- Ya ni me acordaba…
-Niall: La he tenido que apagar porque no paraban de llamarte
-Viveka: ¿Ah si? Bueno no pasa nada, seguro que eran mis amigas -encendiéndola- ¿Te puedo pedir una cosa?
-Niall: ¡Lo que quieras!
-Viveka: ¿Te haces una foto conmigo?
-Niall: ¡Claro, ¿como me voy a negar?!
Se acercó más a mi para echarnos la foto. Presiono el botón, ‘’clic‘’.
-Viveka: ¡Por fin tengo una foto con Niall Horan! ¡Una parte de mi sueño se ha cumplido! -con lagrimas en los ojos-.
-Niall: ¿Una parte de tu sueño? -me mira a los ojos- Ey, ¿qué pasa?
-Viveka: Nada, que me he emocionado de la alegría… Si, es que mi sueño era ir a un concierto conoceros, que me firmarais un autógrafo y echarme una foto con todos, solo con eso me conforma , solo con veros -sonrío- y solo te he conocido a ti por eso digo que es una parte de mi sueño. Pero bueno, aunque no estén los demás he tenido la suerte de estar contigo, compartiendo cena, risas… ¿Quién me iba a decir a mi que todo esto pasaría algún día? Y esta foto es lo único que me quedará y cada vez que la vea recordaré nuestro choque, que hable con Louis aunque no supiera que era él, el momento en que te vi  allí de pie esperando a que me acercara, los dos besos, el brindis por Louis, este momento, en conclusión, recordare esta maravillosa noche.
Cuando acabe Niall sonrió y se limitó a abrazarme, un abrazo que no me esperaba y que duro unos segundos, pero que, como todo en ese día, jamás olvidaré. Nos hicimos más fotos: una haciendo el tonto, otra dándome un beso en la mejilla que sin duda se convirtió en mi favorita, una guiñando el ojo, etc. No paraba de sonar el móvil con el sonido de los mensajes, en algunos ponía <<Llamada perdida de Amy>> y otros eran de Alison que me preguntaba donde estaba, pero desde que lo había encendido no recibí ninguna llamada.
-Viveka: ¡Dios, es tardísimo! -mirando la hora- tengo que coger ya el taxi -levantándome del banco-.
-Niall: Te acompaño, no puedo dejar que lo cojas sola.
-Viveka: No hace falta.
-Niall: Si hace falta.
Y antes de que pudiera decir nada, Niall me cogió de la mano y tiro de mi para que comenzara a andar a su lado. Hasta que no llegamos al filo de la carreta, para llamar aún taxi, no me soltó. Nos montamos en el taxi y di mi dirección, mientras íbamos nos intercambiamos los números. Al cuarto de hora ya estábamos en frente de mi casa. Niall se bajo conmigo para despedirse.
 -Viveka: ¡Ay, que me voy sin pagar! -dirigiéndome hacia la ventanilla del conductor-.
-Niall: -impidiéndomelo- ¡Pago yo!
-Viveka: Pero…
-Niall: Pero nada. Te voy a pedir una cosa… no le digas nada a nadie sobre lo de la cena, por favor, es que…
-Viveka: No diré nada, tranquilo. Te entiendo, no quieres levantar rumores.
-Niall: Gracias.
-Viveka: Gracias a ti por esta noche -dándole un beso en la mejilla- ¡Buenas noches!
-Niall: ¡Que sueñes con los angelitos!
Los dos sonreímos y yo me dirigí hacia la puerta de casa, cuando la abrí me gire para mirarle, me dijo adiós con la mano y se metió en el taxi. Hasta que no desapareció al final de la calle, no entre en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario